Síguenos en tu correo electrónico

sábado, 6 de diciembre de 2014

LAS ETERNAS OLVIDADAS

Hace unos días conocíamos la noticia de que el mural en recuerdo de Yolanda González había sido objeto de pintadas en las que se podía leer “ROJOS NO”.  
Yolanda González era una joven estudiante, militante del Partido Socialista de los trabajadores (PST) que fue secuestrada, torturada y asesinada por Emilio Hellín perteneciente al Batallón Vasco. Yolanda fue una gran estudiante y activista, su muerte provocó una enorme manifestación en la que se juntaron desde alumnxs hasta obrerxs, lo que dio al lema: “OBRERAS Y ESTUDIANTES UNIDAS Y ADELANTE”. 
 
Pero, ¿quién se acuerda de Yolanda? ¿Quién se acuerda de las mujeres que lucharon en la Guerra Civil? ¿De las que estaban horas y horas explotadas en las fábricas y volvían a casa y recaía sobre ellas el peso de cuidar a la familia? ¿De las mujeres asesinadas y torturadas por el franquismo? Nosotras nos acordamos, y no solo nos acordamos sino que reclamamos su lucha como nuestra lucha. 
 
Porque hoy como ayer seguimos doblemente explotadas y doblemente olvidadas, porque seguimos reclamando en cada manifestación antifascista que se grite también el nombre de las compañeras asesinadas y torturadas que tenían siempre a sus espaldas una doble labor, pero en general recibimos miradas de “¿quien era esa?”... 
Si la misma izquierda se olvida del trabajo y de la existencia de la mujer obrera, no llegaremos muy lejos.  
 
Compañeros, compañeras: haced memoria, revisad la historia, mirad los libros y veréis como fueron muchas las que sufrieron en sus carnes el franquismo, fueron muchas las que lucharon de una u otra manera para acabar con la dictadura y fueron muchas las encarceladas, fueron muchas de las que hoy nos tenemos que acordar, porque gritar contra el fascismo sin ser feminista es un grito que se queda corto. Porque vemos la noticia de que en París han violado a una mujer “por ser judia” (http://actualidad.rt.com/ultima_hora/view/149796-violar-mujer-francia-judia) y nos damos cuenta de que la lucha contra el fascismo es también la lucha de las mujeres inmigrantes, que ya no nos basta con sufrir agresiones racistas sino que nos atacan con violencia sexual y nos hacen sentir culpables de ser mujeres y extranjeras, como si ya no tuviésemos bastante opresión; porque la lucha contra el fascismo es también una lucha contra un modelo familiar y un rol de “ser mujer” que nos reduce a meros objetos en el hogar, pero desde que el feminismo comenzó a desarrollar y ser consciente de la opresión de las mujeres e hizo lo posible para trazar el camino para liberarse, ha pasado un duro y largo viaje en el que todavía queda mucho que reivindicar. Y aquí estamos en todas las batallas que aparecieron por el camino, seguimos en la brecha porque la historia esta llena de nombres masculinos y estamos cansadas de que no se nos recuerde. 
 
Pero vamos a seguir aquí y cada día gritaremos más fuerte contra un sistema que genera desigualdad y que cada palo que da sobre l@s de abajo nosotras lo sentimos doblemente porque los recortes en sanidad hace mucho que empezaron a afectarnos, porque el cierre de guarderías y centros de mayores tiene como objetivo que las mujeres realicen el rol de cuidadoras gratuitas una vez más, porque amenazan con restringirnos aún más el control sobre nuestros cuerpos pero reciben respuestas contundentes, porque ya hemos gritado bien alto que estamos hartas y ahora no va a haber quien nos pare, porque estamos construyendo feminismos que luchan, que no se callan y como nuestras viejas... volvemos a las calles! 
Maria E y Antea I. 
Feministas Antifascistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario