Síguenos en tu correo electrónico

martes, 18 de junio de 2013

Andreu Nin en el Parlament de Catalunya

Manifestación años 30´Barcelona, Andreu Nin, segundo por la derecha.
Enrique del OlmoPresidente de la Fundación Andreu Nin
Cuando hace casi 26 años creamos la Fundación Andreu Nin, encontrándonos veteranos poumistas con luchadores antifranquistas teníamos algunas metas que quizá no sabíamos formular con precisión pero que intuíamos que eran decisivas para la reparación de la justicia histórica con el POUM y Andreu Nin.

A lo largo de estos años centenares de actividades se han esparcido por toda la geografía del estado español, la más próxima en el tiempo es el homenaje a ‘Manolé’ Grossi dirigente del Octubre asturiano en Mieres, que tuvo lugar los días 3 y 4 de mayo. Publicaciones, jornadas, homenajes, investigaciones, debates, identificaciones históricas, exposiciones, documentales, encuentros estatales y una web de referencia para todo aquel que se acerca a la historia del movimiento obrero… todo ello jalona la actividad de la FAN a lo largo de estos años. Y de cada uno de estos logros nos sentimos muy orgullosos, pero hay tres hitos y dos contribuciones externas que marcan el nivel de la reparación histórica.

Son dos las contribuciones externas que han acercado a la sociedad el significado del POUM y del asesinato de Nin: Operación Nikolai, producción de TV3 realizada por Maria Dolors Genovés y Lliber Ferri y Tierra y Libertad, de Ken Loach. No creo que sea necesario extenderse sobre el significado de estas dos magníficas creaciones artísticas y de investigación. Pero hay tres momentos particularmente importantes para todos aquellos que hemos formado parte o apoyado a la Fundación Andreu Nin, tres momentos donde hemos sentido que nuestros objetivos fundacionales se cumplen:

. El homenaje a Wilebaldo Solano realizado en Madrid en marzo de 2007 que culminó con el reconocimiento en el Parlamento de su trayectoria y lucha continuada por las ideas del socialismo revolucionario y la historia del POUM

. El homenaje a Andreu Nin realizado en el Ateneo de Madrid los días 16 y 17 de junio de 2012, donde de forma absolutamente unitaria se recordó y reivindicó la figura del revolucionario de El Vendrell

. Y ahora, un año después, tiene lugar en el Parlament de Catalunya un homenaje por parte de los grupos parlamentarios de CiU, ERC, PSC, ICV-EUIA, CUP; y diversas organizaciones y sindicatos.
Andreu Nin no fue diputado del Parlament, aunque sí fue diputado en el Soviet de Moscú como un internacionalista obrero cuya patria era la humanidad, como dice la Internacional. Andreu fue conseller de Justicia en el Gobierno de Tarradellas en plena efervescencia revolucionaria y dejó una obra impresionante si tenemos en cuenta la brevedad de su mandato. A lo largo de los años el incansable trabajo de la Fundació Andreu Nin de Cataluña ha logrado el reconocimiento en muchas de sus ciudades y pueblos, hasta el punto de que en plena Rambla todo paseante puede ver una biblioteca llamada Andreu Nin, ejemplo del trabajo realizado para la inserción de la figura del dirigente revolucionario en la vida cotidiana de su país.

El hecho de que hoy una institución como el Parlament, representante de la soberanía del pueblo catalán, reconozca a una de las figuras más importantes de su movimiento obrero junto al Noi de Sucre, su compañero de toda la vida Quim Maurín, Joan García Oliver, Federica Montseny, Rafael Campalans y tantos otros; es un auténtico hecho histórico y como tal hay que valorarlo. Que un amplio abanico de fuerzas reconozca la figura del revolucionario que fue perseguido por la burguesía y el estalinismo, una de las pocas figuras intelectuales de las que puede alardear el yermo panorama del marxismo español, es un acto de reconciliación con la justicia histórica.

Nin, con su entereza ante la tortura y el asesinato, salvó el honor no sólo de su trayectoria sino del conjunto del movimiento obrero y salvó también a sus compañeros de una nueva patraña de los procesos de Moscú que los servicios secretos soviéticos intentaban llevar a cabo en la Barcelona revolucionaria. Como muy bien decía un folleto del POUM: “Barcelona no fue Moscú”.

Este homenaje supone para la FAN alcanzar un nuevo hito en su trabajo consiguiendo que en el Parlament se produzca una reparación a la que todos aspirábamos. Muchas gracias a todos los que lo han hecho posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario