Síguenos en tu correo electrónico

jueves, 30 de mayo de 2013

JUSTICIA PARA YOLANDA.

Dejamos aquí un texto de l@s compas de La Comuna acerca del homenaje que realizaremos éste viernes a Yolanda,

Contra la impunidad del franquismo y la de sus herederos

El viernes 31 de mayo, una coordinación de organizaciones políticas, sindicales, feministas, sociales y memorialistas acoge en Burgos la campaña impulsada por Familiares y Amigos de Yolanda, la joven militante del PST asesinada en febrero de 1980. Fue entonces cuando una banda fascista autodenominada batallón vasco-español, concomitante con Fuerza Nueva, secuestró en su vivienda y asesinó a quien representaba a su Escuela de FP en la coordinadora madrileña de estudiantes en huelga. Yolanda tenía 19 años.

Cuando el pasado 9 de marzo la misma coordinación puso en pie el Homenaje a la lucha de las mujeres (1936-2013) ante el Memorial de la vieja Cárcel Provincial, el recuerdo de Yolanda González, su biografía, impregnó los manifiestos y saludos de la jornada.

También se inició allí mismo, con la recogida de firmas de apoyo a la Campaña, la condena de Hellín, de Abad, de sus cómplices, jueces y posteriores empleadores en los aparatos de información y seguridad del estado.

Ese 9 de marzo resurgió el “NO OLVIDAMOS, CASTIGO A LOS CULPABLES” que acompañó tantos lutos por nuestra gente asesinada durante los años posteriores a la muerte del dictador. Lema que nos acompañó durante la gran manifestación, inmediata y multitudinaria que aquel triste febrero de 1980 ocupó la Avenida de la Albufera vallecana, desafiando unas libertades aún muy precarias.
Las inesperadas revelaciones publicadas por el periódico el País sobre las contrataciones del matón Hellín, por instituciones consideradas democráticas, operaron de nuevo como enérgico revelador de la podredumbre cubierta por la transición y las miserias de políticas tan oportunistas como ciegas que dieron a la serpiente libertad de morder y de seguir incubando sus huevos.

Por el contrario, el paso del tiempo nos carga de razones a quienes entonces, desde el archipiélago de la izquierda revolucionaria, condenábamos la Ley de Amnistía como ley de Punto final, exigíamos la depuración de responsabilidades del régimen, la disolución de una policía política cuyos efectivos seguían ascendiendo y, acumulando nuevas “condecoraciones”, la disolución de los cuerpos represivos, bandas y partidos fascistas, tanto como rechazábamos el régimen monárquico, bien atado por la dictadura y pactado por supuestos próceres de la patria.
En ese lúcido y minoritario campo, también se encontraba Yolanda y sus compañeros de partido.

Y otra razón que nos parece importante, en el ámbito político, para saludar y apoyar la Campaña impulsada por Familiares y Amigos de Yolanda es porque amplía el horizonte del Movimiento Memorialista y el territorio de combate por la Historia, la Dignidad y la Justicia.

El Memorialismo es ya un movimiento social que desde hace más de una década no ha cejado en iniciativa y desarrollo: Exhumaciones, Memoriales y reconocimiento de la Guerrilla antifranquista, Denuncia del Trabajo Esclavo y del desarrollo empresarial de quienes se beneficiaron del mismo, Exilios, Torturas, Condenas de cárcel Preventorios, Bebés robados y represión de homosexualidad… están estimulando la creciente contestación social y profesional, (desde la Judicatura, la escuela y la investigación Histórica), frente a las falsificaciones urdidas por el franco-fascismo y sus herederos.
La incorporación por La Comuna de la problemática de presxs y represaliadxs del último franquismo, ofrece la posibilidad de juzgar al franquismo durante el período 1936-1977, al organizar y proponer en el marco de la Querella Argentina, testimonios y denuncias de lo que aún forma parte del presente, la última década del régimen.

La Campaña Yolanda, como la impulsada por Acción Popular Contra la Impunidad, en nombre del joven valenciano Guillem Agulló asesinado por un grupo neonazi en abril de 1993, forman pues parte del amplio Movimiento Memorialista que necesitamos en un país en que la herencia de represión y barbarie franquista encontró continuidad en bandas de origen falangista, en nuevos partidos de extrema derecha y neonazis. Desgraciadamente también en nostálgicos homenajes a la División Azul de representantes de un Gobierno incapaz de condenar al franquismo porque condenaría a muchos de sus valedores financieros y empresariales, a sus ancestros políticos inmediatos y en ciertos casos a sus propios familiares.

Yolanda,
Guillem, Lucrecia…
No os olvidamos. Castigo a los culpables.



La Comuna Presxs y Represaliadxs del franquismo (federación de Castilla y León)
Burgos mayo 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario