Síguenos en tu correo electrónico

lunes, 27 de mayo de 2013

Desde Abajo inicia su asalto al poder sin pronunciar dos palabras: partido y político

Aníbal Malvar ׀ Cuarto Poder

“Sí se puede, pero desde abajo”. Con este lema se celebró el pasado día 21, en Arganzuela (Madrid), la primera asamblea del colectivo Desde Abajo, que pretende concitar las sensibilidades de diversos partidos de izquierdas y de los colectivos ciudadanos y profesionales nacidos del eco indignado del 15-M. Izquierda Unida, Izquierda Anticapitalista, Equo, Frente Cívico, organizaciones ecologistas, polícromas mareas ciudadanas, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, sindicatos y un sinfín de movimientos callejeros intentan articular una opción electoral con posiblidades, incluso, de ser la más votada en las próximas elecciones europeas y generales. En primavera de 2014 esperan las elecciones al Parlamento Europeo, en las que habitualmente el voto de castigo a los grandes partidos se manifiesta con más impudicia. Sería la puesta de largo. Pero el objetivo real es el asalto al poder en las generales para lograr suficiente influencia para decir no, desde España, a las políticas europeas de recortes sociales y engorde de la banca impuestas desde la Troika.

Sin embargo, ellos rechazan pronunciar el sintagma partido político: “Quien hable de partido político, rompe la baraja”, señala Miguel Urbán, del Izquierda Anticapitalista (escisión de IU). Se le contesta que, si como dicen, desean asaltar el poder, solo les quedan las elecciones o el fusil. “Y el fusil no parece que lo vayáis a coger”, se les dice. “Nadie hizo la mínima alusión a un partido político en la asamblea”, insiste Urbán con un toque de humor. “Y lo del fusil, hay gente que se ha cabreado conmigo por no proponerlo”, se ríe.

En la asamblea del pasado día 21 se propuso que en las jornadas del 7 y 8 de junio intervengan Ada Colau (PAH), Diego Cañamero (Sindicato Andaluz de Trabajadores), Yayo Herrero (Ecofeminismo), David Fernández (Candidatura d´Unitat Popular), representantes de las mareas verde y blanca, y el actor Alberto San Juan como representante del mundo de la cultura.

Según Miguel Urbán, entre el centenar de personas que acudieron a esta primera asamblea, estaba representada la práctica totalidad de partidos de izquierda, sindicatos, organizaciones ecologistas, mareas y colectivos 15-M. El objetivo esencial del encuentro estaba articulado en torno a una pregunta: “¿Cómo construir alternativas desde abajo para superar el actual marco político y económico?”. Y se estructuraron tres subgrupos dedicados a estudiar respuestas a otras tantas cuestiones:

1.- ¿Qué demanda la sociedad en estos momentos? ¿qué cambios o transformaciones le beneficiarían?

2.- ¿Qué elementos obstaculizan o dificultan los cambios necesarios?

3.- ¿Qué compromisos, tareas y alianzas consideramos necesarias para responder a las demandas sociales prioritarias?

Según las actas de la asamblea, a las que ha tenido acceso cuartopoder.es, se puede resumir el objetivo global en una de las frases pronunciadas por uno de los intervinientes: “Buscar una nueva fórmula de lucha de los movimientos sociales”. Tras esta frase, el debate sobre cómo debatir. La dispersión dialéctica inicial del 15-M cuajó más tarde en el debate más concreto de las mareas y movimientos como la PAH. Ahora, este nuevo proyecto debe intentar, según otro de los participantes, “ir a lo concreto más que a lo abstracto”, empezando a pergeñar el germen de algo que se intuye como posible crisálida de un programa electoral. O no. Ser concreto es pecado, de momento, en este asunto.

Una de las discusiones más encendidas fue la referida a los rostros que han de representar a Desde Abajo. La presencia de siglas políticas y sindicales es manifiesta en este movimiento, pero la idea es diluirlas para evitar liderazgos y trabajar con espíritu asambleario, sin protagonismos. “El carácter político no es problema, pero hay que evitar que los intervinientes se conviertan en los padrinos de las jornadas”, recogen las actas de la asamblea. Hubo quien no estuvo “de acuerdo con las intervenciones en el acto [los ponentes inicales], que marcan al movimiento en un determinado sentido, y esto será utilizado por la prensa”. Es decir, politizado en el sentido más clásico y cartelero: “Que las personas no sustituyan el debate”, resumen las actas el rechazo a esta posibilidad. Sin embargo, otros sectores del movimiento consideran que la presencia de “personas mediáticas” favorecería la difusión del futuro proyecto político. Incluso hubo propuestas concretas de posibles rostros mediáticos con los que dar cara a Desde Abajo: la del quincemero y después diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón, y la del nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras.

Por último, no quedó más remedio que tratar también algunos asuntos más prosaicos. Como el hecho de que es necesario financiar las jornadas públicas que Alternativas Desde Abajo celebrarán los próximos días 7 y 8 de junio en Madrid para presentar el proyecto. ¿De partido? Está prohibida esa palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario