Síguenos en tu correo electrónico

domingo, 15 de noviembre de 2015

Continúan las expulsiones en Anticapitalistas. Burgos: Nuevo rumbo para una nueva etapa.

Momento de la rueda de prensa


* El periodo político ahonda en la fractura de la izquierda.
* El grupo de base burgalés de Anticapitalistas es expulsado de la organización.
* Un cambio de siglas para continuar haciendo la misma política las mismas personas.


La organización burgalesa de Anticapitalistas ha sido expulsada en su totalidad de la organización.Dirigentes estatales comunicaron hace unos días la expulsión de todas y todos los integrantes de Anticapitalistas-Burgos.Este ha sido el punto y final de un largo camino de atropellos democráticos en el que la dirección de Anticapitalistas empezó suspendiendo de militancia a aquell@s compañer@s que nos constituimos en fracción dentro de Anticapitalistas (tal y como viene recogido en nuestros estatutos) para defender públicamente nuestras posturas y para conseguir la reintegración de nuestr@s compañer@s andaluces expulsadas el pasado mes de febrero.


                                                                                   VER VIDEO:

Ésta acción antidemocrática, de la que tan siquiera se ha informado al resto de la organización y que es la culminación de un proceso sin las mínimas garantías democráticas, viene a sumarse a la expulsión de la mitad del partido en Andalucía de la que ya informamos recientemente (Rueda de prensa de l@s expulsad@s: https://www.youtube.com/watch?v=doImkFeYtvU . Más enlaces al final del texto) y de militantes de otros territorios, así como de la marcha, por cansancio, acoso político y fatiga, de docenas de militantes de todo el estado español, opuest@s a l@s virajes de Anticapitalistas en relación con Podemos, su derechización política y su declive antidemocrático interno (un ejemplo en éste enlace: https://antonioliz.wordpress.com/2015/04/23/por-que-nos-vamos-de-anticapitalistas/ ).


Con éste documento pretendemos hacer llegar públicamente nuestra postura a las bases de Anticapitalistas y a los sectores políticos con los que nos relacionamos, a todas aquellas organizaciones y personas con las que trabajamos día a día en Imagina Burgos, en la PAH, en la Asamblea Feminista o en cualquier otro espacio donde intervienen militantes o simpatizantes de nuestra organización. Os rogamos de antemano disculpéis lo extenso del texto pero la situación lo requiere.

En primer lugar queremos diferenciar claramente a buena parte de la dirección confederal de Anticapitalistas de todas aquellas compañeras y compañeros que, desde sus grupos de base de esa organización, pelean duramente por construir alternativas a este sistema. Nuestras críticas, pues, son dirigidas contra quienes han perpetrado esta expulsión escondiendo los documentos a la militancia, mintiendo y manipulando tiempos, textos y ritmos. Continuamos, pues, considerando compañeros y compañeras a aquellas y aquellos con quienes, hasta hace poco tiempo, hemos compartido organización.


Por otro lado, estamos dispuestas a sostener con documentos y otras pruebas de peso, todas y cada una de las afirmaciones que ponemos negro sobre blanco en éste documento. Ante acusaciones como las que lanza gratuitamente la dirección de Anticapitalistas, nosotras y nosotros respondemos con pruebas, porque “hay tres cosas que no se pueden esconder; el sol, la luna, y la verdad”.





UNA EXPULSIÓN ANTIESTATUTARIA


Cuando la dirección de Anticapitalistas expulsa a las y los militantes de Andalucía (ver adjuntos arriba y enlaces al final) no solamente expulsa a un sector de la organización que estaba en condiciones de levantar un discurso alternativo al de Teresa Rodriguez en Andalucía, sino a la mayor parte de las personas que en el II Congreso constituyeron la primera Tendencia Congresual en Anticapitalistas junto a militantes de Burgos, Madrid, Asturies... Esa Tendencia plantea una orientación política alternativa que en el Congreso consigue el 21% de los votos de las personas elegidas como delegadas.


Inmediatamente tras el II Congreso, en la primera reunión de la nueva Coordinadora Confederal (dirección estatal) se procede a la expulsión de l@s camaradas (algun@s de l@s cuales son miembros elegidos por parte de la Tendencia, esto es; están en esos órganos representando una orientación política clara...y alternativa). El siguiente paso era de rigor; si tenías una orientación diferente, o te ibas a o te echaban. Ese segundo caso fue el de Burgos.

Por otro lado, tras esa expulsión, el grupo de base burgalés se solidarizó (como corresponde a la mejor tradición militante ) con las personas y colectivos expulsados, y obviamente, se negó a participar en la caza de brujas que, se orquestó contra ell@s, que semanas más tarde, crean Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR), para continuar con su trabajo político habitual en sus respectivas provincias. Desde Burgos se continuó tejiendo lazos con las personas con las que, hasta su expulsión, habíamos compartido orientación política.



El paso que da la dirección confederal es expulsar de los órganos confederales a l@s militantes burgales@s que formaban parte de ellos. Sin previo aviso, sin acusación de ningún tipo y sin derecho a réplica se echa (en una tarde) a nuestr@s militantes de la Secretaria Confederal, de la Coordinadora Confederal y del Secretariado Feminista de la organización. La primera Tendencia Congresual en Anticapitalistas termina así una andadura que solo dura unas semanas. El único núcleo organizado crítico ha sido expulsado.


Desde nuestro grupo de base queremos denunciar que nuestra expulsión obedece claramente a una purga política propia de otras tradiciones; no se ha informado a la militancia ni se han hecho públicos los documentos que desde Burgos fueron enviados en nuestra defensa, no se ha cumplido ningún tipo de plazos para garantizar la defensa respecto a las acusaciones; la Comisión de Garantias ha actuado al servicio del órgano acusador y tan siquiera ha hecho el esfuerzo de entrevistarse con l@s militantes sancionadas, no se ha aportado ni una sola prueba de ninguna acusación, y por último; la expulsión se ha notificado de manera totalmente irregular. Incluso las formas se han perdido ya. Por no hablar del hecho de que solamente hay acusaciones (sin prueba alguna, pero acusaciones) contra 4 militantes, pero la “sentencia” recae sobre todo el colectivo.



Desde el grupo de base burgalés alertamos contra prácticas de este tipo que solo buscan excluir a quienes hemos osado mantener un discurso no entreguista respecto a Podemos, a quienes en todo momento hemos tenido la valentía de llamar a las cosas por su nombre y no hemos mendigado unos puestos en algunos Consejos Ciudadanos y a quienes hemos considerado que las organizaciones que nos reclamamos como revolucionarias hemos de mantener en todo momento la independencia orgánica y política respecto a otros espacios políticos amplios en los que trabajamos.





UN FINAL ANUNCIADO


La expulsión de la organización burgalesa es el final de una serie de acontecimientos políticos que arrancan hace cerca de 2 años y que se agudizan con la creación de Podemos.

La vida democrática dentro de Anticapitalistas se había reducido a la mínima expresión; órganos políticos que no se reunían o lo hacían dos o tres veces al año, no se elaboraban actas de los mismos, nadie rendía cuentas regularmente, toda la organización quedaba en manos de un “politburó” (la Permanente confederal, pequeño órgano no recogido en los estatutos) homogéneo políticamente, que decidía qué, cómo, cuándo y quién; obviamente sin actas que reflejaran los acuerdos tomados. Se dejaron de publicar documentos internos (Enlace), cuando se publicaban eran escuetos, iban sin firmar... Llegamos al extremo de que las consignas y las decisiones políticas se comunicaban por teléfono...


La creación de Podemos, iniciativa política de (entonces) Izquierda Anticapitalista, contó ya con el voto en contra de l@s miembros de la dirección estatal pertenecientes a Burgos y a los territorios andaluces que fueron expulsados más tarde. Aun así en éstos territorios impulsamos en la medida de nuestras fuerzas el nuevo partido y durante meses trabajamos con ahínco. Lo que nos diferenció desde el principio de la dirección de Anticapitalistas fue que no quisimos renunciar en ningún momento al discurso propio y crítico, claramente en ruptura con el sistema capitalista y el régimen del 78 , y veíamos la necesidad de articularlo y de intentar ser un espacio de referencia dentro de un Podemos plural, que mantuviera la reclamación de unos Círculos como espacios de construcción política con poder de decisión, un partido democrático de abajo a arriba, un liderazgo colectivo...

Anticapitalistas perdió esa oportunidad, optando por diferenciarse únicamente en el terreno democrático y en ningún momento en el terreno político asumiendo, por ejemplo, que en el programa encabezado por Teresa Rodriguez en las elecciones andaluzas no se hablara ni de la deuda, ni de la reforma laboral e incluso ni de acabar con la educación concertada. Esta tónica sigue siendo hoy de actualidad: no hay mas que escuchar las declaraciones de Teresa Rodríguez hace unos días en los que justifica la entrada en las listas electorales de un todavía general de la OTAN (¿dónde quedó el discurso antibelicista?) o la falta de oposición de las figuras públicas de nuestra ya ex-organización a los dedazos de Paglo Iglesias y su entorno, a un modelo organizativo y político que se asemejaba a marchas forzadas a los de la casta.


Incluso en el terreno de la movilización y de la implantación, Anticapitalistas ha dado un paso atrás muy importante en estos últimos años. Con esa orientación han acabo asumiendo en la práctica (al igual que la actual dirección de PODEMOS) que las instituciones y las elecciones lo son todo. Para nosotr@s las instituciones son sólo un medio para reforzar las movilizaciones y la autoorganización de la clase trabajadora y de la juventud para acabar con este sistema injusto pero nunca un fin. La dirección de Anticapitalistas incluso adapta su discurso y sus prácticas a las de Podemos, haciendo sin ningún tipo de debate interno un giro discursivo maquillándolo, eso sí, con bellas palabras revolucionarias. Purgas internas y supresión de cualquier tipo de garantía democrática para las y los militantes enderezada con (intentos de) bellos discursos.


No solamente Anticapitalistas renunció a tener un discurso propio dentro de Podemos, llegando a participar en “pasteleos” y repartos de cargos entre Teresa Rodriguez y Pablo Iglesias a los que por supuesto nos opusimos desde nuestro sector militante (la democracia y la honradez no es algo que solo podamos exigir a “los otros”), sino que renunció a su independencia política desde el primer minuto, queriendo incluso adelantar antiestatutariamente el II Congreso de la organización para adelantar la disolución como partido tal y como exigía Pablo Iglesias.





EL NUEVO RUMBO


Obviamente no nos vamos a casa. Una expulsión sin garantías ni pruebas, mas allá de continuar una caza de brujas contra el pensamiento plural, no va hacer que un colectivo entero deje de hacer política: Hoy más que nunca es necesario avanzar en pelear por proyectos políticos revolucionarios y de comenzar a trabajar junto a otros colectivos y personas en la necesaria reconstrucción de la izquierda radical en el estado español , una izquierda “radical” en el sentido de que vaya a la “raíz” de los problemas; esto es, un sistema depredador que antepone los beneficios de unos pocos a los intereses y las vidas de la mayoría; el sistema capitalista. No han cambiado los objetivos políticos, por lo tanto la lucha no ha terminado.


Nuestro paso natural, por lo tanto, es continuar haciendo política con la misma gente con la que hemos coincidido en los debates y el accionar común los últimos 2 años; las y los compañeros que crearon hace unos meses Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR) , con lo que pasamos a engrosar las filas de un anticapitalismo consecuente, que no claudica ni se deja guiar por cantos de sirena, que no busca atajos y que mantiene una estricta independencia respecto a las organizaciones que aspiran a gestionar el sistema y no a transformarlo. Así, la inmensa mayoría del colectivo, reunida en asamblea, acordó el pasado 6 de noviembre solicitar su entrada en Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR) como grupo de base burgalés, y continuar nuestro trabajo político como hasta ahora.


En ese sentido, además, queremos seguir formando parte de la IVª Internacional y solicitamos formalmente a su dirección internacional que nos reconozca como miembros tanto a titulo individual como colectivamente.

Desde IZAR redoblaremos nuestros esfuerzos por aportar humildemente en todos los frentes posibles para construir resistencias contra el capitalismo y el patriarcado; trabajaremos por aportar nuestro trabajo para avanzar hacia un horizonte de ruptura.


¡Nos vemos en las calles!



16 de noviembre de 2015
Expulsad@s de Anticapitalistas






Enlaces:


http://www.eldiario.es/andalucia/militantes-Anticapitalistas-Andalucia-expulsion-Podemos_0_375163177.html


http://www.20minutos.es/noticia/2427006/0/miembros-anticapitalistas-critican-su-expulsion-por-autoritarismo-al-oponerse-al-pacto-entre-iglesias-rodriguez/


http://www.elplural.com/2015/04/09/expulsion-masiva-de-miembros-de-podemos-en-andalucia-criticos-con-el-pacto-de-iglesias-con-teresa-rodriguez/


http://www.laizquierdadiario.com/Anticapitalistas-expulsa-a-la-mitad-de-sus-militantes-en-Andalucia-por-sus-posiciones-criticas-en

No hay comentarios:

Publicar un comentario