Síguenos en tu correo electrónico

lunes, 2 de marzo de 2015

ANTARSYA: NO AL NUEVO ACUERDO DE PRÓRROGA DEL MEMORÁNDUM

La declaración conjunta presentada el día de ayer (por el Domingo 22) del Eurogrupo, que fue aceptada por el gobierno de Syriza-ANEL, constituye una inaceptable sumisión a las exigencias de los prestamistas. Entra así en conflicto directo con el deseo, las expectativas y las reivindicaciones del movimiento obrero y del pueblo para poner fin a la austeridad, por la salida de los catastróficos memorándums y la humillante tutela, por la ruptura y no el compromiso con los intereses de los banqueros.

Se completa ya en esta primera fase el círculo de las retractaciones tras el abandono del objetivo de renegociación (que no cancelación) de la deuda, está más atrás incluso de las llamadas “líneas rojas” que se puso el gobierno. Para recuperar todo lo que nos saquearon y conquistar todo lo que nos deben el acuerdo se convierte en una losa inamovible. 
Concretamente, con el acuerdo de ayer:

- El contrato de préstamo se prorroga junto con los compromisos que lo acompañan, por consiguiente el final real de los memorándums no es tal y no entra. 

- La austeridad no se rompe porque la exigencia de superávit primario permanece, al mismo tiempo que las “instituciones” vigilarán constantemente la fiel aplicación del acuerdo con el objetivo de que se complete la evaluación del acuerdo existente.

- El grifo de la financiación sigue estando en manos del BCE con el único objetivo de asegurar el apoyo a los bancos y no la cobertura de las necesidades sociales. 

- La troika vuelve incluso ahora a ser denominada por el gobierno “instituciones” para que sea creíble que se quiera completar la evaluación del programa existente. Todas las referencias a la “flexibilidad” no refutan que en realidad se exigirá e impondrá la puesta en marcha de las políticas de los memorándums. 

- El gobierno griego se comprometió a someter la aprobación y evaluación de todo el programa de reformas. Asumió el compromiso de no proseguir en la cancelación de las medidas y en el cambio de políticas que juzgarán las “instituciones” (es decir, la troika), que arriesgan a recuperación económica y la estabilidad financiera. 

Esto significa que la mayor parte del volumen de las medidas del memorándum y reestructuraciones se mantendrá en sus posiciones. Por lo tanto, la aplicación incluso de las medidas programáticas de las declaraciones del gobierno se remite sine die y ¡dependerá de la evaluación y aprobación de los prestamistas y las “instituciones! Asunto que supone una plena conformidad con los chantajes de Bruselas. 

- El gobierno griego se comprometió al reconocimiento de la deuda y al completo cumplimiento de sus obligaciones. 

El resultado de ayer (por el Domingo 22) del Eurogrupo nos ofrece un anticipo de cómo será la renegociación de este cuatrimestre con los prestamistas: un chantaje continuo y una exigencia no sólo para no retirarlo sino de completa conformidad con las exigencias de los banqueros y del directorio europeo.

Ya parecía claro a lo que puede conducir la lógica de la renegociación dentro del euro y de las instituciones europeas. Se ha demostrado qué peligrosa era la línea “ni ruptura ni sumisión” que presentaba el gobierno de Syriza-ANEL. 

El dilema real sigue siendo entre la ruptura con la deuda, el euro, la UE y la sumisión al capital y sus instituciones. Sólo la suspensión inmediata de pagos y la cancelación de la deuda depredadora, la salida del euro, la desobediencia a los tratados europeos y la salida del “foso de los leones” de la Unión Europea, las nacionalizaciones de bancos y de las grandes empresas bajo control obrero, se puede responder a los chantajes y abrir el camino a una salida de la crisis favorable al pueblo.

Las fuerzas combativas de la izquierda y del conjunto del movimiento obrero tienen que coordinarse y llamar a los trabajadores, al pueblo y a la juventud a levantar un gran movimiento en contra del acuerdo, de los chantajes de la UE y el BCE y de la política del compromiso del gobierno que no lleva más que a la sumisión. 

Para que se impongan unilateralmente aquí y ahora los objetivos del movimiento obrero y popular:
- Digamos no a este inaceptable y humillante “acuerdo”.

- Llenemos las calles y las plazas exigiendo todo aquello por lo que combatimos todos estos años: el derrocamiento total de las políticas de memorándum, el fin del tutelaje y la cancelación de la deuda. 
- Intensifiquemos la lucha por nuestros derechos y necesidades, el restablecimiento de todos los derechos laborales, la restitución de todos los despidos (ERT, limpiadoras, vigilantes escolares, etc.), por la cancelación de las privatizaciones, el derrocamiento de las políticas antieducativas, por la restitución de los salarios y pensiones. 

- Elijamos e impongamos con nuestras luchas otro camino, el camino de la ruptura con la arquitectura del euro, la Unión Europea y sus políticas del capital, también el camino de la esperanza y del derrocamiento anticapitalista.

http://www.antarsya.gr/node/2946 

Traducción de Tomás Martínez para Anticapitalistas Granada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario