Síguenos en tu correo electrónico

miércoles, 7 de enero de 2015

URBANISMO PÚBLICO DE GESTIÓN MUNICIPAL

Uno de los tramos en cuestión
De nuevo las quejas vecinales muestran que el planteamiento urbanístico de la ciudad es claramente deficiente. Esta vez son l@s vecin@s de los bloques 40 a 44 de Reyes Católicos, Soria 16 y Avenida de Cantabria 41 quienes piden que el ayuntamiento pague el arreglo de las aceras que rodean sus portales.

Esto no es nuevo. Llueve sobre mojado, porque ya se ha visto a lo largo de los años en Santa Casilda, en Padre Silverio, en Plaza de los Poetas, en el Parque de Venerables, en la Plaza Beyre, o en San Juan de los Lagos. Suponemos que aun deben de quedar muchas más zonas de la ciudad donde se puede dar esta situación tan paradógica, ya que se va acumulado durante décadas, cuando la ciudad creció sin un control adecuado.

En resumen, lo que ocurre es la siguiente. Se construyen las viviendas, pero el Ayuntamiento correspondiente, no recepciona la zona urbanizada, con lo cual esa zona es un espacio privado, pero el Consistorio impone que sea de uso público, es decir que no se puede vallar o cercar, para que l@s burgaleses/as puedan transitar por él, o disfrutar de sus instalaciones deportivas o infantiles si las hay.
Con el paso del tiempo, esa zona de uso público se deteriora por los malos materiales, la climatología, el transito ciudadano para acceder a los comercios y establecimientos hosteleros, así como otros tipos de condicionantes.

Entonces es cuando se plantea el problema, sobre quién paga el arreglo de un espacio privado que sin embargo es de uso y tránsito públicos.
A la dejadez de las comunidades vecinales, o su falta de interés, para que el ayuntamiento hubiera recepcionado este espacio, hay que añadir una ineficaz gestión del problema por el ayuntamiento que no quiere recibir el espacio que también usan o transitan aquell@s ciudadan@s que no viven en esas viviendas.

Izquierda Anticapitalista, entiende que hay que dar una solución definitiva a este problema, yendo en las siguientes líneas:

1.- Hay que registrar todas las situaciones de la ciudad que tienen este tipo de casuística: espacios privados de uso público para cualquier ciudadan@.

2.- Recepcionar los espacios afectados de manera urgente por parte del Consistorio.

3.- Evaluar con las comunidades de vecin@s afectad@s las necesidades, costes, porcentajes que deberán pagar l@s vecin@s residentes en los espacios y el ayuntamiento, así como los plazos de ejecución de las reformas necesarias en el momento de acordar la recepción.

4.- No autorizar desde estos instantes, ningún edificio o zona residencial que se vaya a construir, si no contempla la recepción del suelo urbanizado por parte del ayuntamiento una vez finalizada y antes de salir a la venta viviendas y locales.

De esta manera todo el suelo urbanizado es público y de pertenece a l@s burgaleses/as y así las comunidades vecinales afectadas no se aprovechan de esta ambigüedad para tener una propiedad cuyos costes acaban pagando totalmente o en parte tod@s l@s burgaleses/as.

Aquellas comunidades vecinales que no acepten la recepción del ayuntamiento negociada y acordada, asumirán los costes que se puedan dar en su suelo privado pero que es de uso público.
Esto evitará problemas como en San Juan de los Lagos, donde la reforma del barrio no pude hacerse aun, al vivir personas con escaso poder adquisitivo, o en situaciones laborales precarias que, no pueden hacer frente al pago de las cantidades que les corresponden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario