Síguenos en tu correo electrónico

domingo, 31 de enero de 2016

¿Siglo…XXI?

Por Maria E.

Miles de refugiadxs caminan a pie o en taxis piratas, atravesando duras travesías en las que se encuentran con alambradas de espinas impidiendo su camino y mares que se suelen tragar la vida de lxs más pequeñxs.


Pocas son las solicitudes de asilo que se conceden, teniendo en cuenta que día a día siguen llegando a Europa miles y miles de personas que huyen de las guerras en sus países. ¿Por qué recriminarles a ellxs su llegada y no a quienes financian esas guerras?


La extrema derecha ha aprovechado muy bien las violaciones ocurridas en noche vieja en Colonia para sacar su discurso xenófobo. No se habla del sistema patriarcal, ni de las violaciones diarias que ocurren en el mundo, ni siquiera de las mujeres que son violadas, simplemente se han limitado a decir que han sido los de fuera, los extranjeros, los refugiados quienes ha violado a sus mujeres. No han acusado a un sistema que perpetúa las violencias machistas, lo que les ha molestado es quien las ha violado, para nosotras las feministas, nos da lo mismo la procedencia, una violación es una violación la haga quien la haga y por lo tanto la denunciaremos. Pero que no sirva de excusa para el resto de personas que buscan refugio.

En Lesvos, la isla griega a la que llegan refugiadxs en barcas desperfectas, que muchas veces naufragan y se cobran la vida de muchxs, la derecha está recobrando fuerza con un discurso antimigratorio, en Francia, donde Marie Le Pen saca fuerza con su política xenófoba en una época en el que el flujo migratorio aumenta, por no hablar de las manifestaciones de carácter racista y la quema de edificios donde iban a ser realojadxs refugiadxs.


Son miles lxs refugiadxs que siguen llegando y ningún país se pone las pilas con las cuotas de asilo que se les han sido asignadas. La excusa de que los gobiernos no disponen de medidas para dar una vida a lxs que llegan es falsa. Medios hay pero no beneficia a la clase capitalista que se usen gratuitamente.



Puertas pintadas de rojo, brazaletes identificativos y apropiación indebida de bienes. Puede parecer que estoy recordando hechos de la época nazi pero no, lo mencionado es algo que se está llevando a cabo en pleno S. XXI.

Como ya no era suficiente el camino que tienen que atravesar, la vergüenza por la que tienen que pasar lxs refugiadxs es la misma por la que tuvieron que pasar lxs judíos en época nazi.
Pensaría que de la historia se puede aprender pero hay quienes se empeñan en seguir manteniendo algunos horrores de la humanidad.


Ahora nos toca mantener viva la solidaridad entre pueblos y no dejar que la derecha gane fuerza como está ocurriendo. No podemos dejarnos engañar por discursos fáciles y xenófobos, tenemos que contrarrestar sus acciones por unas de alianza a quienes más lo necesitan.

Los gobiernos quieren criminalizar quienes están realizando la labor que deberían estar realizando ellos. Detienen a voluntarios en Lesvos, criminalizan las milicias que luchan contra el Estado Islámico, criminalizan a quienes, voluntariamente, se muestran a prestar ayuda en la travesía hasta su destino, etc.


Y todxs sabemos que esos actos no son delitos, son actos humanos de quienes ven como mujeres, hombres, niñas y niños son obligados a huir de países en guerra. Guerras producidas por intereses capitalistas e imperialistas.


Hay que recordar que todxs somos y fuimos refugiadxs en algún momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario