Síguenos en tu correo electrónico

miércoles, 13 de abril de 2016

14 de abril: Manifestación republicana

Comunicado unitario:

14 de abril: ¡Por una República de los pueblos y las trabajadoras!

Un año más salimos a las calles para reivindicar la forma de estado republicana como la única forma democrática de gestionar la sociedad. Además queremos hacer un especial recuerdo de las más de 100,000 personas de izquierdas que todavía se hallan enterradas en las cunetas de toda la geografía; personas que fueron asesinadas en la larga noche del fascismo por querer mejorar las vidas de la clase trabajadora. Los montes de Estepar, donde aunque tardiamente y gracias al trabajo social y político de las organizaciones y personas voluntarias se han comenzado a realizar exhumaciones, es un reflejo claro de la ignominia que supone que los verdugos aún hoy gozen de reconocimiento y honores, y sus víctimas yazcan en el olvido.

85 años después, tras una larga dictadura fascista y su heredero régimen del 78, los anhelos por volver a hondear la tricolor simbolizando la justicia social, la democracia y el fin del régimen actual, son cada vez mayores. Por eso estamos hoy aquí, para recordar lo que supusieron los progresos y las grandezas de la II República, y para trasladar esa experiencia a nuestras demandas actuales. En un momento histórico donde miles de jóvenes se ven forzados al exilio, o donde millones de trabajadoras siguen trabajando más que los hombres y ganando menos, o donde muchísimas sufrimos despidos en empresas con beneficios, o donde la represión y la falta de derechos democráticos básicos llegan a niveles verdaderamente autoritarios y dictatoriales, nosotras y nosotros, decimos: ¡no al régimen del 78, no al bipartidismo que se turna en destrozar nuestras vidas y no a su cabeza visible, la monarquía!

Creemos necesario una república social, democrática y de y para los sectores populares. Una república en la que no se desahucie, una república donde las y los trabajadores sean dueños a través de cauces democráticos de su trabajo, una república donde la mujer pueda romper las cadenas que la atan, una república donde el desarrollo humano no sea incompatible con la sostenibilidad medioambiental y ecológica, una república que apueste por el derecho de autodeterminación como una prioridad, para que todos los pueblos que la componen puedan decidir libremente su futuro.

Pero nuestra elección no consiste en sustitutir a un rey por un presidente republicano, sino en levantar mediante la movilización popular un programa político de ruptura con el actual Régimen del 78 que supere a los partidos que se han turnado en destrozar las vidas y las condiciones de vida de la clase trabajadora. El monarca actual es la cabeza y el estandarte del capitalismo español,ha sido designado de manera antidemocrática y su padre fue el sucesor del dictador Franco, que consiguió dejar todo “atado y bien atado”, es decir; dieron a luz la actual democracia burguesa que tenía como principal misión mantener en el nuevo contexto político la propiedad y los beneficios de la burguesía española. Como vemos el papel de la monarquía nunca ha sido neutral.

Esta monarquía, además , supone la punta de lanza de la ligazón del estado español con las estructuras políticas imperialistas europeas; las mismas megaestructuras que firmaron hace unas semanas un acuerdo con Turquía que supone de facto el pago a un país dictatorial para que actue de gendarme de la vieja Europa y niegue la salvación a millones de personas que huyen del conflicto sirio. Miles de ellas han muerto ya asesinadas por las balas turcas o en peligrosas travesias en busca de la supervivencia. Como republicanos y republicanas, exigimos a los gobiernos europeos el libre tránsito para las y los refugiados y un importante esfuerzo social y económico que facilite la acogida en los países europeos. Nuestras últimas palabras son para las personas refugiadas, para que lleguen a sus oídos y les insuflen fuerzas. ¡No estais solas!

En Burgos, un año más, gritemos bien alto y fuerte: ¡Viva la República de los pueblos y las trabajadoras!



No hay comentarios:

Publicar un comentario