Síguenos en tu correo electrónico

domingo, 1 de diciembre de 2013

Notas sobre el taller "Los mitos del amor romántico".


El día 28 nos reuníamos para tener un interesante debate sobre la idea del amor, de un amor incondicional, de un amor que todo lo puede, de un amor romántico que es la herramienta más potente para controlar y someter a las mujeres. Os dejamos a continuación algunos apuntes.
 
Por Maria E.
 
Las personas, desde que crecemos, somos enseñadas y bombardeadas con ideas de que tenemos que encontrar a una “media naranja” que nos complete, que sin ella no somos nada y nuestra vida no tendrá sentido. A las mujeres, desde pequeñas, nos llenan con ideas de que necesitamos un ‘príncipe azul’ que nos dará protección, que nos protegerá de los peligros y que solo entonces seremos felices y comeremos perdices; nos enseñan a que seamos sumisas hacia el hombre, a que hagamos todo para complacerle. Desde pequeñas nos dicen que nos tenemos que casar con un hombre, que éste trabaje y traiga el dinero a casa mientras nosotras cuidamos de lxs niñxs. A los hombres, en cambio, les enseñan a que tienen que ser tipos duros, que tienen que mantener una postura firme, a que no lloren, a que no enseñen sus sentimientos, a casarse con una chica guapa y de paso que no proteste mucho para no dar problemas.
Este es el sistema en el que vivimos actualmente, un sistema machista heteropatriarcal. Y que indirectamente, culpa de cierta manera a si estás solterx. Un ejemplo de ello es que si no tienes pareja, si no tienes familia, tus días de vacaciones laborales no son iguales a la de una persona con familia.
 
En la actualidad, las relaciones empiezan desde muy temprana edad, unas buscando a su ‘príncipe azul’ y otros buscando simplemente a alguien. En estas relaciones no se produce del todo un sentimiento afectivo, se suele producir más un sentimiento de posesión, a un yo soy tuya y tú ere mío. Lo que conllevará a una relación basada en la posesión, en la que habrá muchos celos y a la que más tarde llevará a la violencia de género.
Cuando muchas parejas se rompen, una de las ellas se frustra y puede llegar a hacer que haga locuras. Cuando una pareja se rompe, cada unx tiene que ir por su camino y seguir con la vida, que ahí no es el fin de la vida.
 
Hay que tener bastante claro que no somos propiedad de nadie y que cada persona es libre. Que las medias naranjas no existen porque tú no necesitas a nadie para sentirte completx. En la vida nos vamos a encontrar con muchas personas y quizás con esa personas queramos compartir momentos por mucho tiempo, lo que llamaríamos unx compañerx de vida. Pero no es nuestra propiedad ni nosotras la suya.
La mejor forma de luchar contra la violencia es acabar con la desigualdad y el machismo: analizando, visibilizando, reconstruyendo, denunciando y reaprendiendo juntxs.

1 comentario:

  1. Me gusto bastante la forma de expresarte que tienes enorawena y sigue escribiendo mas que merece la pena leerte,ya sabes estaré atento haber esi escribes mas :)

    ResponderEliminar