Síguenos en tu correo electrónico

viernes, 25 de marzo de 2016

ANTE LOS ATENTADOS DEL 22 DE MARZO EN BRUSELAS

Comunicado de Izquierda Anticapitalista Revolucionaria IZAR

La mañana del martes 22 de marzo fueron asesinadas 30 personas en un atentado suicida en el aeropuerto de Bruselas y en la estación de metro de Maelbeek con la misma firma yihadista que el de París. Desde Izquierda Anticapitalista Revolucionaria IZAR mostramos nuestra solidaridad con todas las víctimas y sus familias, así como con el pueblo belga.

El Daesh cumple sus amenazas y golpea el pleno corazón de la Unión Europea, la misma que anteayer firmaba un acuerdo de deportaciones de refugiados y creer así solucionar la mayor crisis migratoria desde la IIª Guerra Mundial. A los gobiernos habría que recordarles, más allá de su eurocentrismo, el atentado en Estambul hace unos días y el bombardeo ruso sobre Raqqa. Nada más lejos de la realidad, estos dos hechos aislados están interconectados pues sus políticas se retroalimentan: las políticas belicistas sembradas durante la última década en Oriente medio han nutrido en Irak y Siria un avispero que ha obligado a huir a miles de personas.

Conviene echar la vista atrás y recordar que las medidas activadas por el gobierno Hollande en Francia y en toda la UE tras los atentados en estos meses, como el mismo estado de emergencia, responden a un interés de clase preciso y no han hecho más que limitar las libertades y azuzar la islamofobia y el racismo sobre la población, a la vez que señalar indirectamente que el enemigo y próximo yihadista viene desde Lesbos a través de nuestras fronteras.

Los conatos de suspensión del Espacio Schengen por parte de algunos países, las declaraciones de los gobiernos polaco y húngaro, el reforzamiento de vallas en Macedonia, Eslovaquia y Austria, el ascenso del Frente Nacional en Francia, los resultados electorales de Alternativa para Alemania en ese país y los brotes neonazis en el estado español son cerillas que no dejan de encender odio y asfixia y que han cristalizado en un acuerdo con Turquía que nos retrotrae vergonzosamente a épocas pasadas.

Seguimos sin tener ninguna confianza en los gobiernos y organizaciones políticas europeas y del estado español que justifican las intervenciones imperialistas, el control marítimo de las islas griegas por parte de la OTAN y esta política internacional de aplauso a las deportaciones masivas y pisoteo de los derechos humanos que dicen defender.

Rechazamos todo pacto antiyihadista que propone soluciones militarizadas o que a la vez habla de “Europa de los valores y patria de personas libres”. La lucha por la libertad y la verdadera paz no pasa por la reforma de la Alianza Atlántica ni por la humanización del sistema capitalista. Es el momento de reconstruir un movimiento antiguerra unitario y de clase, de solidaridad con las y los refugiad@s y una internacional de los pueblos trabajadores del mundo.

Los gobernantes repiten desde hace años que la UE está en guerra contra el terrorismo. Se les olvida sin embargo que se la tienen declarada a los pueblos y la clase trabajadora europea y a cualquier lugar del mundo donde pueda sacar beneficio de algún tipo.


Las guerras son vuestras, l@s muert@ nuestr@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario