Síguenos en tu correo electrónico

viernes, 27 de febrero de 2015

NO AL TRANSFUGUISMO


Hemos conocido que el Grupo Municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Burgos ha saltado por los aires, haciendo que el nº1 de la lista de ese partido votada por l@s burgaleses/as, Roberto Alonso y Julián Altable decidieron no representar a UPyD, mientras que la concejala y diputada provincial, Rosario Pérez, se mantiene bajo la disciplina del partido por el que salió elegida.

Esta situación supone un grave déficit democrático y demuestra cómo las organizaciones políticas institucionales perpetúan la casta.

La Ley Electoral dice que el cargo público es de las personas elegidas, aunque éstas se presenten bajo siglas de una organización política. Eso sí, es la organización política la que elige a quienes cree que son mejores candidat@s, paga la campaña electoral, sus militantes organizan los actos públicos y debates, pegan los carteles y son el soporte de sus intervenciones públicas.
Pero el cargo según la Ley Electoral es de las personas. Es decir la  legislación vigente avala el transfuguismo político y favorece que se desarrolle la “casta” política y las “puertas giratorias”.

Para Anticapitalistas, Altable es un tránsfuga porque por intereses vergonzantes y vergonzosos como es no aceptar las decisiones de la organización ala que quiso representar (parece ser que en la configuración de las futuras listas electorales) decide mantenerse en su cargo. 

Es evidente para Anticapitalistas que hay que cambiar la Ley Electoral. La ciudadanía vota cargos dentro de organizaciones políticas, por lo tanto deben de ser las organizaciones las que puedan disponer de esos cargos. Se debe penalizar en consecuencia el transfuguismo político, ya que la actividad política que desarrollan responde al programa, planteamientos y supervisión de la organización política a la que pertenecen que es lo que votan l@s ciudadan@s.

Pero mientras eso sucede hay que reformar el Reglamento de Funcionamiento el Ayuntamiento de Burgos en los siguientes objetivos:

1.- Debe desaparecer el Grupo Mixto. No puede ser que más de una organización con un único cargo público, formen parte de este grupo “cajón de sastre”, llegando a haber organizaciones que pueden ser contrarias en ideología, proyecto y funcionamiento y a las que se obliga a perder los derechos que tienen todas las demás organizaciones. Debe de haber únicamente Grupos Municipales independientemente del número de concejales/as que se tengan, porque representan a la voluntad ciudadana que les ha votado y porque han sido elegid@s por una ley, la D´Hont, claramente favorecedora de las mayorías más votadas al no ser proporcional directa. Al menos esa igualdad debe de mostrarse en recursos técnicos, humanos, materiales y financieros, así como de participaciones en todas las comisiones informativas y demás organismos.

2.- No debe de favorecer el transfuguismo político, debe de penalizarlo quitando a esos cargos públicos tránsfugas los privilegios que disfruten, por ser una actitud tan execrable desde el planteamiento democrático, que desprestigia el ejercicio de la política entre la ciudadanía.

Inicialmente Roberto Alonso había decidido quedarse como concejal perjudicando a la concejala que había salido elegida por UPyD a quien seguía represando, pero desplazada al Grupo Mixto con el prejuicio de los derechos institucionales dichos. Pero Alonso ha decidido demitir con lo que ya se verá quién se queda con el Grupo Municipal y quién pasa al Grupo Mixto.

Pero está claro que Alonso y Altable han decidido ser mercenarios políticos que están en contacto con otras organizaciones para su desembarco en las instituciones. Si esto es así, por ejemplo, ¿”Ciudadanos”? (a pesar de su grave crisis interna por ocupar cargos futuros en una práctica del cuento de “La Lechera”) o ¿”Vox”?, seguirán apuntalando el desprestigio de la política, de las formaciones políticas y de los cargos públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario