Síguenos en tu correo electrónico

domingo, 15 de febrero de 2015

AP-1 LIBERALIZACIÓN

Hace meses desde Anticapitalistas denunciábamos las medidas que el Ministerio de Fomento planeaba para favorecer a la empresa que gestiona la AP-1.
Esas medidas ya se han planteado y afectan directamente al tráfico que discurre por la provincia de Burgos entre Rubena y Armiñón.
La medida es quitar el tráfico de camiones en la N-I para que vaya por la AP-1, bonificando además el 50% del peaje entre Rubena y Armiñón.

Se alega para ello la seguridad vial en la N-I, lo cual es cierto, ya que está carretera nacional es, en gran parte de su trayecto, de un carril en cada sentido, muy deteriorado por el gran tráfico que sufre, con desperfectos que deben ser arreglados de forma frecuente en distintos tramos, lo que aumenta la peligrosidad.


Sin embargo, desde nuestro punto de vista, ésta no es la razón para que el Ministerio adopte la medida que se ha tomado. Se trata de incrementar el tráfico en la AP-1.

Para Anticapitalistas están claros los siguientes hechos:

1. El mayor transporte de mercancías es por carretera, al no apostar ninguno de los gobiernos de los últimas dos décadas por el ferrocarril de mercancías, como hacen otros países de la Unión Europea desde hace décadas. En consecuencia, el transporte por carretera puede dar ingresos importantes a la empresa que gestiona la AP-1, para que no acabe como las autopistas radiales de Madrid, que las patronales de las infraestructuras viarias terrestres presionaron para que se hicieran y luego gestionaran, esperando un gran negocio, que no se produjo, y cuyo final ha sido su “rescate”, es decir compra por parte de la Comunidad de Madrid, lo que costó a l@s madrileñ@s cientos de millones.

2. No tenemos muy claro si se puede hacer esta medida, ya que se puede circular por dónde se quiera y pueda. No es de recibo que se obligue a los camiones circular por la AP-1 pagando aunque sea el 50% de la tarifa, alegando seguridad y siniestralidad, cuando vemos que muchos camiones tienen que llevar o recoger mercancías en localidades que están en carreteras provinciales y sobre estas situaciones no se regula nada, porque sencillamente no se puede.

3. El 50% restante que hay que pagar por el peaje de la AP-1 lo paga el Ministerio de Fomento (es decir l@s ciudadan@s) al ser una carretera que atraviesa más de una comunidad autónoma, por lo tanto no está transferida, aunque el tramo esté es nuestra provincia y en Castilla y León. Para ello, en aplicación del “Plan de medidas por el crecimiento, la competitividad y la eficiencia” aprobados en el Consejo de Ministros de junio de 2014, se contemplan 16 millones de euros en medidas paliativas, suponiendo este abono del 50% unos 6 millones de euros, aunque como dice el senador del PP Jaime Mateu Isturiz, no hay límite económico en esta partida del abono.

4. Rechazamos que por ser peor carretera la N-I, vayan los turismos, cuando es igual de peligrosa y está muy saturado de tráfico, porque la mayor parte de la siniestralidad en la N-I no ha sido entre camiones, ni de estos con turismos.

Para Anticapitalistas la solución va por una medida global que es la inmediata “liberalización” de la AP-1, la mejora del firme en la N-I, la obligación de ir por la AP-1 liberada a camiones, especialmente a los de gran tonelaje y capacidad, así como aquellos vehículos pesados que pertenezcan a grandes compañías de transporte. Evidentemente al estar liberalizada la AP-1, no son necesario peajes ni bonificaciones a nadie, al ser gratuita.

De manera coyuntural, mientras se procede a la liberación de la AP-1, sí que debería ser obligatorio sacar de la N-I a los vehículos pesados y con gran capacidad de carga con bonificación si son autónomos, y pagando sin bonificación si son de grandes empresas, y a las compañías de autobuses de también sin bonificación, ya que recae en el precio de l@s viajer@s el coste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario