Síguenos en tu correo electrónico

viernes, 15 de mayo de 2015

Sobre el conflicto laboral de lxs trabajadrxs de Jardines Burgos


                                                                                                                 Por Borja Castroviejo

Estos días estamos presenciando la protesta de las y los profesionales en el sector del cuidado y mantenimiento de los espacios verdes en la ciudad, más conocidos como jardinerxs, que reclaman su reincorporación a sus puestos de trabajo como venían haciendo habitualmente desde hace varios años atrás y es que este año han sido sustituidos por nuevxs operarixs y la empresa adjudicataria no ha contado con ellxs, para su reincorporación a los puestos de trabajo que realizan durante seis meses al año. Son 35 puestos de trabajo, que no serán cubiertos por las mismas trabajadoras sino por otras y es que el personal no contratado para esta temporada llevaba en muchos casos haciendo labores de jardinería en los jardines y parques de Burgos, desde hace al menos 15 años y es quizás aquí dónde pueda radicar una de las raíces del problema, puesto que la empresa se vería quizás obligada a realizar contratos indefinidos como fijos discontinuos a lxs trabajadorxs afectadxs. Pero este conflicto tiene un poso más profundo y debe ser tratado con el rigor que merece tal paradoja. Si se trata de mantener los espacios verdes en el mejor estado posible, no sería conveniente que el Ayuntamiento de la ciudad tuviera algo que decir sobre cómo deben realizarse las contrataciones. Lo que es más, si son los espacios verdes de vital importancia, para crear una ciudad amable y atractiva; ¿no debería estar el mantenimiento de jardines y parques de Burgos gestionado directamente como algo público?, para beneficio de las y los habitantes de la ciudad y no ser  tratados como mera mercancía, que es lo que está haciendo el Ayuntamiento de Burgos al permitir  a la empresa adjudicataria de Jardines Burgos; Arranz Acinas contratar y expulsar de los puestos de trabajo a los y las trabajadoras temporales según le conviene, por razones económicas que le son beneficiosas. 

No se trata de anteponer los derechos de unos trabajadores por encima de los derechos de otros y otras trabajadoras. Se trata de poner encima de la mesa como el factor beneficio económico a día de hoy, está por encima de toda la clase trabajadora y se darán las circunstancias en las que un día, las nuevas personas contratadas también vean sus derechos robados. La dignidad y los derechos laborales deben ser, para todas las trabajadoras y trabajadores por igual y no debieran ser nunca una cuestión que nos haga enfrentar como clase trabajadora, algo que si pretende el sector  empresarial y se puede observar claramente en este conflicto, puesto que la empresa que presta los servicios de mantenimiento de los espacios verdes de la ciudad no ha renovado a las personas contratadas en años anteriores y lo que es más grave, el equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Burgos guarda silencio al respecto, demostrando cuanta preocupación siente por los vecinxs de la ciudad. 

Otra razón imprescindible para apoyar a los y las trabajadoras temporales de Jardines Burgos, que estos días están en  lucha, es para reivindicar el derecho a reclamar que nuestros parques y jardines deben estar cuidados, por personas cualificadas y contratadas de manera continua  y que como se citaba arriba, ni nuestros espacios verdes son mercancía para el lucro empresarial, ni  los derechos laborales de la clase trabajadora deben servir como enfrentamiento entre trabajadoras y trabajadores. Y es lo que está sucediendo en este caso. La empresa despoja de sus puestos de trabajo a las trabajadoras y trabajadores cualificados y relega el buen cuidado de los espacios verdes a un segundo plano.

Este conflicto laboral nos debería hacer pensar y actuar en función de dos cuestiones esenciales. Hay que unificar las luchas laborales contra la explotación empresarial, en todos los ámbitos y sectores del mundo del  trabajo, lo que nos llevaría como segunda cuestión a dignificar el trabajo como un bien necesariamente humano.

1 comentario: