Síguenos en tu correo electrónico

jueves, 28 de agosto de 2014

Gaza. El Vietnam israelí

Comunicado de Izquierda Anticapitalista

El pasado 8 de julio Israel lanzó la denominada operación “Margen Protector” contra Palestina. El falso detonante, según el gobierno israelí, fue el asesinato de tres colonos en las inmediaciones de la ocupada ciudad cisjordana de Hebrón. La acusación automática por parte de Israel a la organización Hamás, que nunca reconoció este acto y que posteriormente desmintió el propio gobierno israelí, suposo el inicio de la mayor acometida bélica contra Palestina desde la Segunda Intifada y una masacre sin precedentes en la sitiada y aislada Franja gazatí: 2141 personas asesinadas (más del 70% civiles según la ONU), 11.000 heridas, cientos de miles de personas desplazadas, destrucción masiva de infraestructuras básicas y barrios enteros convertidos en una alfombra de escombros. La razón de fondo de esta operación genocida contra el pueblo palestino estaba, sin embargo, en el pacto de unidad de las dos principales fuerzas palestinas (Fatah y Hamás) que acababan de ultimar un acuerdo de unidad nacional.

A pesar de estas terribles y dolorosas cifras y de la destrucción causada, Israel ha fracasado en Gaza en cuanto a sus objetivos políticos y militares, principalmente, por cinco motivos: 1) no ha logrado quebrar a la resistencia palestina, compuesta no solo por las milicias de Hamas, sino por diferentes facciones armadas de distinto color político que han operado de forma unitaria ante la agresión sionista, unidad esta también lograda entre la población palestina en su conjunto; 2) no ha conseguido romper el proceso de unidad entre la ANP y Hamas, quienes han sido interlocutores en las negociaciones para el alto el fuego y que ahora tiene una portavocía más clara en la que no solo figura la ANP; 3) no han podido destruir los túneles de la Franja, objetivo que Israel lanzaba como prioritario en sus medios de comunicación; 4) no han ampliado la zona bajo control israelí dentro de Gaza, otro de sus grandes objetivos mediáticos, y 5) su imagen internacional ha quedado seriamente dañada tal como muestran las impresionantes manifestaciones de solidaridad en las calles de todo el mundo y, sobre todo, el incremento de las acciones en el marco de la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (el Movimiento BDS).

Desde Izquierda Anticapitalista queremos, por todo ello, mostrar nuestro más sincero respeto y nuestra más profunda solidaridad con el pueblo de Gaza y su resistencia, con todas las familias que han sufrido las acciones y asesinatos del ejército sionista, así como nuestro total apoyo en el camino a la reconstrucción de la Franja. Asimismo, celebramos junto al pueblo palestino la inapelable victoria en esta batalla, una victoria que va a dar aire durante un tiempo a la castigada población de Gaza con el levantamiento parcial del bloqueo, con el compromiso del cese de los ataques y con el aumento a 6 millas de la zona pesquera para la población gazatí (antes era sólo de 3). Si levantamos el foco y vemos las cifras de muertos y la destrucción causada, podríamos no entender la euforia que se ha desatado en los territorios ocupados de Cisjordania y en la Franja. Miles y miles de personas en las calles enseñándonos que en ese rincón del mundo no se resiste solo en las milicias. Sino que, sobre todo, sobrevivir es resistir.

Por su parte, el presidente israelí Netanyahu, en un juego de equilibrios internos para cohesionar las políticas belicistas y cohesionar a su divido país sumido en una profunda crisis, ha probado su propia medicina como otros mandatarios sionistas en el pasado. En el año 2006 frente a las milicias de Hezbollah; en las anteriores campañas “Plomo Fundido” del 2008-2009 o “Pilar Defensivo”, en el 2012, fue también ante la resistencia palestina. Además, Netanyahu ha experimentado un descenso drástico en los índices de popularidad que la misma prensa israelí estima han caído de un 80% a principios de la ofensiva al 37% en el día de ayer. En otro orden de cosas, cabe destacar el lamento de los sionistas moderados y de la izquierda israelí por el fracaso de la agresión que ensalza el rol de Hamás en detrimento del de Abbas y la ANP, que es quien para ellos debería ser el interlocutor "moderado" a fortalecer por Israel. La cara más que patriota y condescendiente con los crímenes de guerra israelíes se pone una vez más a la luz del día, independientemente del color político de sus protagonistas.

Desde Izquierda Anticapitalista queremos, finalmente, hacer un llamamiento a la sociedad civil internacionalista a sumarse en la lucha anticolonial que está teniendo lugar en Palestina. A derrocar el sistema de apartheid como en su día se logró en Sudáfrica. Y mientras la resistencia en Gaza se está convirtiendo en un Vietnam para el estado de Israel, la mejor arma que podemos empuñar aquí es la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra el estado de Israel. Por el fin de la ocupación, por el fin del apartheid y por el retorno de todas las refugiadas y los refugiados.

Viva la lucha del pueblo palestino. Viva la resistencia palestina. Abajo el proyecto sionista. ¡Unámonos mediante el BDS a la lucha internacionalista con Palestina!

No hay comentarios:

Publicar un comentario