Síguenos en tu correo electrónico

martes, 8 de diciembre de 2015

¿Por qué no puedo votar a Podemos?

Pablo Iglesias junto al general proOTAN
Por Oscar Domingo

Hace casi 2 años del surgimiento de Podemos. El 20 de diciembre, un Podemos muy diferente del que surgió a comienzos de 2014 nos pedirá su voto.

Mucho ha llovido desde entonces, mucho han cambiado ciertas cosas que hoy en día me hacen (y me consta que no solo a mi, sino a muchas y muchos mas) que sea imposible votarles. Sin ser exhaustivo intentaré citar algunas:

-Cuando nace Podemos se articulaba en torno a un puñado de ideas que entusiasmaron a millones: la casta (PP y PSOE fundamentalmente) como enemigo a batir, acabar con el Régimen del 78 y la nueva política como remedio frente a “lo viejo” (los apaños de los dirigentes de los partidos, la corrupción, las maneras antidemocráticas, la falta de debate y de practicas internas saludables...). Hoy en día no queda nada de aquello: de acabar con el Régimen del 78 hemos pasado a celebrar la Transición (y lo que de ella se deriva), lo de la “casta” ya ni se nombra sino al contrario: se dulcifica el discurso para no atacar demasiado a aquellos con quienes probablemente tengamos que pactar a posteriori, al Rey le otorgamos legitimidad y vamos a los actos públicos a darle la mano o regalarle DVDs, el Papa nos parece un fenomeno y le aplaudimos, fichamos CON EL DEDO a generales que les mola la OTAN o a políticos que vienen del postfranquismo, en resumen: hacemos cualquier cosa que nos pueda dar votos, y en caso necesario; hacemos la cosa totalmente contraria. Juego de trileros, como definiria la política el propio Pablo Iglesias, donde todo vale y todo, hasta el alma, se vende. Luego lo envolverán de realismo o de gobernabilidad, pero la cosa es la que es.


-Podemos pone en el mantel la figura de los Círculos; unos espacios locales o temáticos donde las personas nos juntabamos para construir un poder alternativo, para empoderarnos y crear algo nuevo, con una importante soberanía y una capacidad de debate envidiable. Eso también nos ilusionó a muchas que acudimos raudas a participar de ellos. Nada queda tampoco de aquello; los Círculos se han desinflado enormemente, se limitan a ser grupos de pega-carteles y el debate no existe; todo está en manos de los Consejos Ciudadanos, que basicamente y en general se limitan a ser correas de transmisión de lo que manda la dirección nacional con Pablo Iglesias al frente. Se suceden además, y sin que se produzca ningún análisis, las dimisiones en bloques y por decenas de miembros de esos Consejos que denuncian desde chanchullos desde Madrid hasta la perdida de la identidad del proyecto inicial. Otros sectores, como Andalucía desde Abajo (ANDAMOS), han trabajado para ser el germen (junto a otros sectores y organizaciones), de un nuevo espacio de confluencia rupturista. La misma participación telemática para aprobar el programa fue pírrica; apenas unos pocos miles de las 400,000 personas inscritas en Podemos. EL desencanto es notable.

-El Podemos de 2014 era un nuevo partido ilusionante; hoy esa ilusión se ha dilapidado debajo de una montaña de “masdelosmismo”, deditos, dedazos y cosas feas por doquier.

-Aquí el Círculo de Podemos tuvo vida; yo mismo soy testigo; se debatió de política durante meses, se preparó un programa electoral muy completo y se creó la ilusión de que era posible construir otra política diferente. Fueron buenos meses que empezaron a cambiar con el éxito de las Europeas; que, claro, a novia bonita y ganadora le salen muchos pretendientes!

-En Burgos la cosa es traumática; se vive en una situación irregular desde que la Secretaría General, Ana Peña, y buena parte de su Consejo Ciudadano, dimitieran hace más de un año. Aun así, desde “arriba” aún no se ha lanzado la convocatoria para solventar esa situación; será que necesitan controlar el proceso, no sea que entre algún crítico. La última foto que he visto en el Diario de Burgos, por cierto, me ha obligado a revisar la fecha de la publicación, porque no tenía claro si eran las elecciones de 2015 o las pasadas, dada la cantidad de miembros de IU que aparecian, todos ellos (y alguna ella) que hace dos días maldecían en su antigua sede a Podemos y que hoy en día son mas papistas que el papa, y al estilo de los antiguos conversos se esfuerzan por demostrar su pureza de sangre. Algunos han sido muy listos y rapidos y ya tienen su carguito bien remunerado por cierto; otros lo están intentando ahora... ¿Quién necesitaba pactar con Unidad Popular en esas condiciones? Ahora se entienden mas cosas...

-El programa de Podemos, y termino, es pura fantasia; los Círculos han tenido un protagonismo endeble (siendo fino) y todo está matizado por arriba, tanto por técnicos y “expertos” que no se sabe muy bien qué orientación tienen o a qué se dedican como el propio Pablo Iglesias y su equipo, que son capaces de decir una cosa y la contraria al mismo tiempo si eso les garantiza un puñado de votos.


Estas son algunas de las cosas por las que no puedo votar a Podemos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario